Ser emprendedor, la nueva moda que habita en internet

Emprendedor

Hoy en día, es muy corriente conocer a personas que ya son emprendedoras, cuando antes no era muy normal. Internet ha posibilitado que esa pasión emprendedora aumente y se propague por todos los lados del planeta, ya que es posible hacer negocios con usuarios que viven muy lejos. Así que, a continuación, os explicaremos qué es emprender y qué significado comporta ser un emprendedor.

Concepto

Emprendedor es la persona que trabaja por cuenta propia, sin ninguna subordinación y que tiene la facultad de contratar a personas (trabajadores) para que trabajen para ella. Esta sería una definición muy resumida, pero que me sirve para mostraros, de forma visual, en qué consiste un emprendedor.

Sin embargo, no estaría de más hacer referencia al significado de emprender. Si acudimos al diccionario de la RAE, emprender significa “empezar a hacer una cosa determinada, en especial cuando exige esfuerzo o trabajo o cuando tiene cierta importancia o envergadura”.

Como bien habréis intuido, normalmente, cuando emprendemos llevamos a cabo un esfuerzo económico importante, haciendo frente a riesgos que nos pueden hacer perder mucho dinero, o, por el contrario, ganar mucho dinero. Recordad que “quien no arriesga, no gana”.

Significado

Definidos los conceptos básicos para comprender lo que significa emprender, vamos ahora con el significado que comporta emprender o ser un emprendedor. Ser un emprendedor radica en tener una actitud con iniciativa, tener liderazgo, astucia o ser capaz de controlar y gestionar el propio negocio.

Cuando emprendemos, no es simplemente el hecho de invertir o de contratar trabajadores, sino de poner ambos factores en consonancia y hacerlos funcionar juntos. Esto es algo realmente difícil de conseguir, por ello no todas las empresas o negocios salen a flote y caen en el abismo.

Otra de las ideas que nos vienen a la mente cuando hablamos de un emprendedor, es la de responsabilidad. Un emprendedor debe ser una persona muy responsable, tanto en el sentido de responder ante una infracción o problema, como en el sentido de ser profesional y hacer el trabajo correctamente. Esa responsabilidad de la que hablamos, la solemos identificar con el riesgo de emprender.

El emprendedor no sólo arriesga dinero, sino que también arriesga su propia vida e integridad por su negocio. En la mayoría de las ocasiones, si algún empleado no hace bien su trabajo, ello repercute a la empresa. Yendo más allá, cuando un empleado comete un delito importante que sea imputable a la empresa, el emprendedor también responderá.

¿Tiene algo de bueno?

Llegados a este punto, muchos os preguntaréis ¿Entonces? ¿Qué tiene de bueno ser un emprendedor? Tiene muchos aspectos positivos, a pesar de no haberlos remarcado hasta ahora. Ser emprendedor comporta los siguientes beneficios:

  • No estás subordinado. En otras palabras: no tienes jefe. Muchas personas odian estar subordinadas a alguien porque son muy independientes y, en ocasiones, más ambiciosas que sus propios jefes.
  • Estatus. Siguiendo los prejuicios de la sociedad, un emprendedor o empresario es una persona vista con muy buenos ojos por los valores y principios que desprende serlo.
  • Ganancias. Los emprendedores inteligentes, ambiciosos y capaces consiguen ganar más dinero que un trabajador por cuenta ajena. No es lo mismo tener un puesto de trabajo que tener una empresa.
  • Beneficios fiscales. Esto depende del país, pero, normalmente, suelen tener beneficios fiscales a modo de incentivo para que contraten trabajadores o servicios determinados.
  • Progreso. Tener una empresa te puede garantizar un futuro, si haces las cosas bien. Además, siempre tendrás la posibilidad de crecer como empresa y ganar más dinero, como también ostentar más importancia a nivel empresarial.

Ser emprendedor: pros y contras a tener en cuenta

Ser emprendedor puede ser un viaje de ensueño o un viaje infernal que se puede convertir en una pesadilla de la que no se puede salir. Para ciertas personas, ser emprendedor es una lata y significa un sinvivir para cualquiera. Por otro lado, hay personas que piensan que lo mejor es trabajar por cuenta propia. Exponemos los pros y contras de ser emprendedor.

Ventajas


Independencia

La independencia que produce no estar subordinado a un jefe es una de las mil maravillas que existen en el planeta Tierra. Hay personas que han nacido para ser líderes y tienen el carisma necesario para ordenar y liderar a un equipo de trabajadores. Existen personas que no pueden estar bajo las órdenes de nadie, es algo superior a ellas.

Autorealización

La autorealización viene cuando somos jefes, lideramos un proyecto y sale a flote. No hay mayor satisfacción que arriesgarlo todo y que salga bien, ya que es lo que ocurre cuando emprendemos: arriesgamos mucho a cambio de incertidumbre. Pero, ya sabéis lo que dicen: quien no arriesga, no gana.

Proyecto propio

Básicamente, cuando emprendemos lo hacemos teniendo una idea propia y llevándola a cabo. Existen muchos casos de emprendedores que han trabajado en empresas y se han ido de ellas por no estar de acuerdo en la forma de hacer las cosas o en las metas a perseguir. Finalmente, montan su propia empresa para hacer todo a su manera y marcarse las metas que otros no se atrevieron.

Estatus

Tener una empresa propia produce cierto estatus que no se obtiene siendo un simple trabajador por cuenta ajena. A ojos de la sociedad, ser emprendedor tiene un significado implícito que desvela valores como la valentía, la responsabilidad, la inteligencia o el carisma. Básicamente, es un prejuicio que se tiene respecto a los emprendedores que no tiene porque cumplirse a rajatabla.

Desventajas


Mucho tiempo

Desde que montas una empresa, hasta que empieza a producir beneficios limpios se tarda mucho tiempo, además de que requiere una dedicación tremenda. Normalmente, ser emprendedor significa no tener horario y estar ahí cuando la empresa lo necesita, lo que genera un estrés que no existe en un trabajador por cuenta ajena.

Riesgo

Esta es la desventaja que atemoriza a todo aquel que se plantea ser autónomo o poner en marcha una empresa. El riesgo de ser emprendedor es tremendamente alto, dependiendo exclusivamente del funcionamiento de la empresa para poder comer. SI la empresa no funciona, no ganas dinero; si no ganas dinero, no puedes comer.

Además, de que muchos emprendedores han arriesgado todo y lo han perdido, hay que valorar bien los riesgos.

Incógnita

El futuro es una incógnita y puede pasar cualquier cosa que haga que tu empresa deje de funcionar en el futuro. No existe una estabilidad laboral como tal, tú eres la máxima figura de la empresa y has de emprender las acciones correctas. Es esa incertidumbre la que preocupa a todos los emprendedores y con la que tienen que lidiar todos los días.

Vacaciones y bajas

Las vacaciones de un emprendedor pueden no existir; sí, lees bien, puede no existir. Al menos en España, un emprendedor no se puede permitir el lujo de estar de baja porque es él quien se paga a sí mismo, por lo que tiene que intentar estar bien de salud siempre, si no quiere ver peligrar su empresa.

En cuanto a las vacaciones, todos se fijan unos 15 días al año, aunque no todos lo cumplen, sobretodo aquellos que acaban de empezar un nuevo proyecto y tienen que estar pendiente de todo el funcionamiento.

Emprendedores: nunca cometáis los siguientes errores

Cometer errores en el ámbito empresarial se paga muy caro, por lo que tenemos que tener en cuenta los errores que más cometen para no vernos perjudicados. El artículo de hoy es un artículo de información para que todos aquellos que tienen una empresa vean los errores comunes y, así, no cometerlos. A continuación, los errores que no debéis cometer.

  1. Convencer

Es crucial en cualquier negocio que se emprende tener la idea clara de que vas a tener que convencer al cliente y al mercado para que elija tu empresa y tu producto. Si no vas con esa determinación, estás automáticamente fuera de la competencia porque ni tu empresa va a funcionar sola, ni tu producto se va a comprar solo.

Tenéis que convencer al cliente de las maravillas de tu producto, de su multitud de usos, de lo beneficioso que es y por qué es mejor que la competencia. Nombra a la competencia sólo para decir que tu producto es mejor, si no parece que estemos obsesionados con ellos.

  1. Conocer el negocio y su funcionamiento

Cuando nos embarcamos en un negocio concreto debemos saber cómo funciona nuestro producto: cuánto tiempo tarda en fabricarse, empaquetarse, transportarse y venderse. Cuánto dinero cuesta fabricarlo, cuánto tiempo voy a tardar en generar X beneficios, etc. Todo requiere un análisis exhaustivo que se debe hacer ANTES de montar un negocio.

Uno de los consejos que siempre se dan es que trabajes en una empresa de un sector determinado por cuenta ajena para aprender su funcionamiento desde dentro. Aprendido el sistema, lanzarte a la piscina.

  1. Canales de distribución

La distribución es, prácticamente, la mitad de lo que supone un negocio, ya que nos ocuparemos de 3 cosas esenciales: fabricar, distribuir y vender. Obviamente, dependiendo del negocio, podemos no ser fabricantes y nuestras labores pueden cambiar. Lo que quiero decir con esto es que tenemos que elegir el canal de distribución adecuado para nuestro negocio.

Es tan importante como cumplir unas fechas de entrega. Siempre tendremos que cumplir todo lo que decimos porque si no el cliente no confiará nunca más en nosotros.

  1. No promocionarse

Como he dicho más arriba, algunos emprendedores esperan que los clientes vengan solos a sus tiendas y compren su producto sin preguntar absolutamente nada, consideran que no tienen que convencer. A esto hay que sumarle a que, en muchos casos, ni si quiera se promocionan ¿Cómo quieres triunfar en tu negocio si no te promocionas?

Para que un negocio funcione debes contar con gente especializada en marketing y publicidad que sepan promocionar bien tu empresa y hagan atractivo tu producto, es lo mínimo que debes hacer.

  1. Eficiencia

Es fundamental tener la idea de eficiencia en todos los aspectos de nuestro negocio porque es la que va dar oxígeno y evitar que nuestra empresa se ahogue. Debemos producir con los trabajadores necesarios, ni más, ni menos; contar con una maquinaria que no pare el proceso por continuas averías, etc. La eficiencia es SUPER importante en cualquier emprendimiento.

No sólo se resume a los gastos, sino a las acciones que emprendas, es decir, al tiempo que gastas. Si gastamos X tiempo en un producto, tenemos que tener un retorno de inversión que nos genere rentabilidad y nos incite a volver a hacer lo mismo con otro producto distinto.

  1. No dejarse asesorar

Lo siento, pero hay muchísimas cosas que los emprendedores no sabéis y debéis contar con ayuda especializada para tomar decisiones concretas. Si no tenéis la mente abierta en este aspecto, olvidaros de emprender porque vais a tomar decisiones erróneas en muchas ocasiones por no conocer cómo funcionan ciertas cosas.

Leer mas sobre branding desvelamos su significado y para que sirve

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *